No somos monjes shaolin, somos instructores de boxeo chino

No somos monjes shaolin, somos instructores de boxeo chino

No somos monjes shaolin, somos instructores de boxeo chino

El otro día conversaba con Facebook con un compañero, al que considero una buenísima persona (de esos que le ves y dices este tío es un buenazo) y me “recriminaba” (expresando su opinión y  muy bien) que mi actitud no era propia de un maestro de artes marciales incitando a la violencia etc. Le entiendo PERFECTAMENTE, pero no lo comparto. Explico MI opinión (respetando muchísimo el resto).

Monje-ShaolinNo ha sido la primera vez que me lo han dicho, no se si por lo que me he “quemado” en el Wing Tsun, o porque soy de por si bastante irreverente (y más con la imposición de autoridad porque sí), no suelo llevar bien ciertas etiquetas y comportamientos que se añaden al Wing Tsun.

¿Cuales?  Casi todas jejejeje. No entiendo por qué tengo que arrodillarme ante mi instructor de artes marciales, y menos con una taza de te. No me apetece ponerme un fajín y menos un pijama a modo de kimono. Tampoco esas zapatillas chinas de andar por casa. Saludo a los maestros que me demuestran que se lo han ganado, no a todos los que lleven rayitas o camisetas de colores. Pero realmente estoy saludando su calidad marcial y como persona. Si falla en alguna de las dos no tengo por qué saludarle (a menos que vaya a un curso suyo que entonces es educación por estar en su casa).

¿Falto al respeto? Para nada. Y mi sifu, así como muchos de mis compañeros se han ganado un respeto mucho mayor que el de la titulitis, el de sudar y sangrar juntos. Pocas cosas te hacen respectar a alguien de la manera que repartirse guantazos sin ego y sin rencor.
Y si mi jefe cambia el uniforme y pone un pijama le diré que me parece horrible…pero me lo pondré. Eso si quejándome todo el rato.

Pero vamos igual que no las compro no las vendo. Hace tiempo pedía a los alumnos que no me llamaran esos nombres tan feos (sihing etc..), que yo soy David. Ahora pido que no me saluden…me pone nervioso (alguno insiste pero creo que es para tocarme las narices). Yo a veces lo hago con mi sifu en cursos públicos porque a)muestra respecto en público b) le descoloca jejejjeje 😉
Obligo a saludar al empezar y acabar clase, porque creo que es bueno para ponernos en ambiente. Y también suelo saludar a mi compañero de sparring entre ronda y ronda. Pero eso me sale de dentro…no es impuesto.

El Wing Tsun tiene un pasado oriental – más aún chino…lo que implica que está rodeado de mucho folklore. Y está originando, de una manera u otra (cúal no me importa), en los monasterios shaolín. En aquella época los monjes eran guerreros y cuidaban la parte marcial, espiritual e incluso la física (algunos conocían medicina oriental). Y mucha gente, creo que por vender más o por darse importancia, sigue intentando meter cosas de ese folklore. Las pelis de kung fu no han ayudado mucho que digamos.

Pero esto no es china (por más que algunos intenten recrearlo), ni yo soy un monje shaolin….y menos un doctor.
El haber conseguido ciertas habilidades marciales a base de tiempo, sudor, dinero y sangre PUEDE, en algunos casos, darme el derecho de enseñar a los que empiezan algo de eso. Y PUNTO. No me da derecho a decirle a nadie cómo debe comportarse, ni dar sermones de rectitud. De hecho seguramente soy un malíiiiiisimo modelo de conducta y no pienso cambiar porque me divierta pelear.

He visto, como supongo que vosotros, casos que rozan lo ridículo. Gente teniendo que saludar marcialmente a sus “superiores” (en qué) por la calle, en el metro etc y llamarles por sus grados (sihing etc). Gente (grados técnicos) que si no lo ha hecho ha tenido que hacer fondos u otros castigos en público. A grandes sifus poniendo en ridículo delante de los demás a gente hecha y derecha por no responder bien preguntas. Incluso más de un sifu famoso me ha hecho preguntas sobre física (“¿sabes en física que es esto?” y similares) y cuando les he respondido como un físico (para algo me pasé 7 años en la carrera y tengo título) me corregían (mal). Lo mismo he visto con estructura y arquitectos etc. A ver ZAPATERO A TUS ZAPATOS.

¿Y enseñar educación y moralidad? A ver la gente me viene educadita de casa o no comparto entrenamiento/clase con ellos. Como mucho les tengo que enseñar que no usen zapatos en el tatami o que haciendo sparring no debería haber ego. Punto. Más allá es trabajo de sus padres, no mío.
De hecho tu profesor de artes marciales no tiene por qué ser un buen tipo…sólo enseñarte a pelear bien. Y si algunos de los que idolatran a sus sifus supieran la mitad de las historias que sabemos algunos….

Conclusión:  Desde que me libré de toda esa carga folklórica vivo mucho más tranquilo. Enseño a quien quiere lo poco que se de pelear. Aprendo y entreno con gente estupenda, a los que respeto por quienes son y lo que saben. Y mis alumnos me respetan (creo) por lo que comparto con ellos y cómo lo hago.
El resto ni me importan ni lo quiero. No soy monje ni modelo de conducta…ni espero serlo nunca que es un coñazo.

Centrémonos en el Wing Tsun y dejémonos de chorradas místicas.

 

About the Author

12 Comments