Wing Tsun: ¿Arte marcial externa o interna?

Wing Tsun: ¿Arte marcial externa o interna?

Wing Tsun: ¿Arte marcial externa o interna?

Otra pregunta que sale mucho: ¿es el wing tsun un arte marcial externo o interno?

Aclaro que esta es mi opinión ahora mismo (no digo que no la cambie) basada en hablar con, escuchar y leer lo escrito por mucha gente infinitamente más experimentada que yo.  Y se que algún compañero no estará de acuerdo (comentar, que esto es abierto).

Ante todo habría que definir los que es cada una. Bueno, se lo dejo a los “finolis” de las definiciones. En términos más bestias un arte marcial externo es aquel que usas tu fuerza (no exclusivamente claro, nada es blanco y negro) para moler a palos al oponente. Como ejemplo (sin querer faltar al que no esté de acuerdo) pondría el Kyokushin Karate, cuyo fundador Masutatsu Oyama (entrenaba pegando árboles y piedras para endurecer) tenía como teoría algo como “yo te pego, si me bloqueas el puño te parto el brazo, si te impacto te parto a ti”.  Indudablemente efectivo y peligroso, aunque en mi opinión, para practicarlo yo, algo dañino a mi persona 😀 … El arte marcial interno ideal es el contrario, el que intenta no usar su fuerza sino hacer que la propia fuerza del oponente le derrote (con connotaciones como el wu wei etc etc). Como ejemplo pondría el Aikido .

Entonces, ¿a cual pertenece el Wing Tsun?. La respuesta que más me convence en estos momentos es: a los dos. Y lo que viene a la cabeza es”que fácil, estos tíos se apuntan a todo” ¿no?. Intentaré explicarlo.

Los primeros grados del Wing Tsun son eminentemente externos, y deberían ser así.  Hasta conseguir algo de técnica (y estoy hablando de 6º para arriba como pronto) lo que funciona (y muy bien si se entrena pensando en ello) es el ataque y los golpes. Los conceptos de distancia de seguridad,  distancias de Wing Tsun, cuña, pasos, puños en cadena, lat sao, codos, rodillas, entrada universal…. Todo esto es darle unas herramientas de ataque muy sencillas para que el alumno aprenda responder a un ataque, coja la presión frontal necesaria y pegue, pegue, pegue y pegue.  No podemos decir al alumno (yo lo oí al principio y me extrañaba muchísimo),  “esto es un arte marcial interno” y pedirle que entre con la cuña y el paso en flecha, pegue puñetazos, parta rodillas, y no para de pegar aunque reciba algún golpe.
Y de hecho creo que esta parte debe entrenarse así, con contundencia para adquirir solidez en la estructura, en la cuña, los pasos y golpeos fuertes. Con eso se adquiere CONFIANZA, y se nota muchísimo el alumno que ha entrenado bien esto. Se ve y es una maravilla. No se puede saltar este paso.

Si, es verdad que les damos “pinceladas” de lo que verán luego, las reacciones, el dan-chi y demás. Pero son atisbos de lo que vendrá. El Wing Tsun, sólo en esta primera parte, podría ser un arte marcial bastante efectivo. Y rápido de aprender. Luego además le coges gusto y se trata de meter la sutileza posterior en esta base.

A partir de 6-7º de alumno, y hasta primero o segundo técnico(aprox)  lo que se practica es lo que diferencia al Wing Tsun (hablaremos más de eso en otro artículo): la parte de las reacciones, giros y el chi-sao. Esta es la parte interna del Wing Tsun. La que te ayuda a controlar a un oponente más fuerte, la que te da ventaja al cerrar huecos y abrir los del contrario sin pensar, la que te permite no dejar puntos de apoyo sobre los que el otro pueda usar su fuerza ni apoyarte sobre los suyos.   Es una parte MUY técnica que te permite sentar las bases que empezarás a usar en los grados técnicos para mejorar como luchador. Y las bases para darte cuenta que esto permite evolucionar infinitamente, sólo depende de tus ganas de entrenar y de simplificar quitando lo que te sobre.
Pero claro, todo esto sólo se puede entrenar bien si la base anterior de pasos, cuña etc están bien comprendidas y entrenadas. Si no, nos pasaremos más tiempo empujando, resistiendo y dando pasos innecesarios que mejorando. Y no entenderemos nada.
Es la parte más bonita y frustrante del Wing Tsun. Donde muchos como yo tuvimos que aprender (todavía en ello) a dejar la fuerza, dejar las pesas y usar la cabeza para pegarnos (y no precisamente a cabezazos). Donde vence el más sutil e inteligente.

Ok, ¿entonces es un arte marcial interna no, aunque tenga un comienzo externo? No del todo, porque una vez aprendidas las bases (hasta primero-segundo técnico) se suele haber entrenado mucho la parte interna…pero sinceramente precisamente por ello no pegamos ná y menos. Si, a un alumno o a un tío malo de la calle le puedes pegar (a menos que venga cabreado, entonces no sabría por quien apostar, y estamos hablando siempre que se haya entrenado bien siguiendo los dos pasos anteriores….que no suele pasar). Pero no a un luchador “medianamente” compentente. Seamos sinceros. No da tiempo a aprender todas las partes anteriores y entrenar tanto la pelea como un boxeador, un tío de mma o un thai boxer.

Entonces, con las herramientas adquiridas antes tanto la parte externa como la interna, entra la parte de “volver a recuperar el toque”. Aprender a meter la fuerza (fuerza elástica en este caso), de usar la potencia para pegar leches como debe ser. Volvemos a una parte externa. Suele ser “ahora tengo todas estas piezas, vamos a aprender a meter guantazos con ellas”.

A partir de entonces, y según va evolucionando el Wing Tsun, se convierte todo en buscar TU mejor manera de mezclar la parte interna (de absorción y uso de fuerza del contrario) y tu parte externa para mejorar. En síntesis para pegar mejor. Te encuentras todo el rato en una frontera difícil entre pegar y no resistirte. Es un Ying Yang donde debes tener ambas, a veces doy, a veces quito. Pero es MUY interesante y muy divertido de entrenar.  La pelea es algo vivo, no puede ser sólo blanco o solo negro, sino que tienes que poder dibujar con tonalidades mezcla de ambas. Pero además con la edad vamos perdiendo la externa (la fuerza). Si con el entrenamiento mejoramos la interna nos permite seguir siendo efectivos (leer esto).

¿Y la gente sigue siendo que esto es fácil y rápido? Como veis no lo es, (y menos entrenando 1-2 horas semanales) pero si muy interesante, divertido y enriquecedor. Y para toda la vida..y sin prisas que valgan.

About the Author